Como cualquier inversión, el crowdlending lleva unos riesgos asociados que debemos conocer. Ya seas inversor en bolsa, inmobiliario, bonos, etc, la historia demuestra que siempre hay algún sustito que dañará tu rentabilidad media. En España, las plataformas de crowdlending pueden proporcionar rentabilidades en torno al 5%, mientras que en Europa del Este, obtendrás en torno a un 10%. Con los tipos de interés al 0%, pensar que no hay riesgos sería bastante iluso.

 En resumen, identifico dos riesgos principales:

1. Riesgo de impago

Más que un riesgo, el impago es una característica inherente al negocio. De 100 préstamos, X préstamos resultarán impagados en tu portfolio. Esta es la ecuación clave, pues la tasa de impagos no puede dañar mas que en un par de puntos tu rentabilidad.

En las plataformas garantizadas, esta ecuación también entra en juego, aunque tu no lo notes. El originador o plataforma está prestando dinero al 40%, 70%,… que tras impagos se le quedará en un 25% (la ecuación citada) y a ti te ofrece un 10%, quedándose el diferencial. Si su ecuación falla, olvídate de el concepto “préstamo garantizado”.

Muchas plataformas buscan crecer y originar un alto volumen al mes. Será cada vez más difícil para estos negocios encontrar clientes solventes a los que prestar capital a estas tasas relativamente altas. Esperemos que no caigan en la tentación y erosionen la rentabilidad de sus inversores.

2. Quiebra de la plataforma/originador

Leyendo la letra pequeña de muchas plataformas puedes encontrar frases del tipo “en el hipotético caso de quiebra de la plataforma, lo derechos del préstamo, etc, siguen vigentes entre las partes, bla bla bla”. Si cae una plataforma, sea en España o Estonia, ¿quien va a ir a recobrar mi dinero, un administrador concursal?. Aunque estamos en un momento estelar para el crowdlending, y cualquier plataforma con buen equipo gestor debería tener detrás unas buenas inyecciones de capital, este momento llegará y habrá que ver como se gestiona.

¿Cómo mitigar estos riesgos?

No tiene mucho truco. Diversifica, diversifica y diversifica. Y hazlo con cabeza. Si una de tus carteras de préstamos pierde un 10%, no debería ser problema, pues las carteras del resto de plataformas deberían ir rentando al 5%-10%. Incluso si una plataforma cae y pierdes el 100% de tu capital, el rendimiento del resto de inversiones te debería permitir quedarte cerca del 0% de rentabilidad y no perder en ese ejercicio. Este escenario sigue siendo más atractivo que los anteriores crack bursátiles o crisis inmobiliarias.

A parte de diversificar, diversificar y diversificar, algunos criterios que sigo y que surgen de haberlo sufrido en algunas ocasiones:

– Evita los préstamos de máximo riesgo: da igual la plataforma que cite. En las calificaciones de mayor riesgo no comprendo lo que esconden y no me suele salir muy bien. Si el rating de la plataforma va de A a F, evita los E y F. Si va de A a D, evita el D. Huye de todo lo que ponga HR (high risk). Es mejor apuntar al 5% de rentabilidad, que creerse que ganarás un 9% porque lo indica ese préstamo. La tasa de impagos será más alta y puedes sufrir bastante.

– Escoge varias plataformas: Repartir tu capital entre varias plataformas es clave. Además, hay que ir ponderando este nivel de capital en cada plataforma. Como se puede observar en la sección de “mi rendimiento”, hay plataformas que tienen un peso claramente superior en mi portfolio. ¿Como asigno estos pesos? Hay que hacer un poco de research y estar al día en este campo: 1) Algunas plataformas publican sus cuentas auditadas y puedes evaluar de primera mano su salud financiera. Muchas también tienen el respaldo de algún fondo por detrás, que irán inyectando capital a medida que lo vayan quemando; 2) Volumen originado: la mayoría de las plataformas viven de comisiones de apertura (a los solicitantes de crédito) o de comisión de mantenimiento (a sus inversores). Algunas se llevan un diferencial sobre la tasa que te ofrecen y la que en realidad cobran. Por tanto, el volumen originado mensual es clave. Cuanto más volumen, más ingresos (sin caer en la tentación de aumentar el nivel de riesgo). Algunos estudios establecen el nivel mínimo para ser empresas autosuficientes en 3-6 millones de euros orginados al mes (lógicamente depende del país, modelo operativo, sistema de comisiones, etc). Este KPI es clave para mí. También me sirven plataformas que van creciendo a buen ritmo.

Y como toque final, una de las frases célebres de Warren Buffett:

“La diversificación es la protección contra la ignorancia”

Comparte con tus amigos: