En este blog estamos analizando distintas oportunidades de inversión, ahora posibles gracias a los recientes avances tecnológicos. Una nueva opción muy interesante que tenemos es la inversión en startups. ¿Sabías que los primeros inversores de Facebook recibieron más de 1 millón de dólares por cada 1000$ invertidos? En mi caso, Mark Zuckerberg no me ofreció la oportunidad de invertir en Facebook así que duermo bastante tranquilo.

Una Startup no es más que una empresa de reciente creación y que por lo tanto va a requerir una buena fuente de financiación. Son muy conocidas las Startups tecnológicas por las recientes salidas a bolsa y las increíbles rentabilidades alcanzadas, aunque en realidad hay Startups de muchos tipos y sectores.

Las Startups tienen disponibles distintas fuentes de financiación: Family&Friends (familia y amigos), aceleradoras e incubadoras, business angels, fondos de inversión,…., y de nuevo, plataformas de inversión colectivas.

El término «crowdfunding» (financiación colectiva), probablemente comenzó a ganar popularidad gracias a la plataforma Kickstarter. En esta plataforma los emprendedores exponen sus proyectos y distintos inversores harán aportaciones de mayor o menor importe. Como ejemplo, me resultó llamativa una empresa que diseñaba drones que te seguían a todas partes y te iban grabando. Como una cámara GoPro voladora que automáticamente te sigue mientras haces esquí en Baqueira. Dada la necesidad vital que siente mucha gente de compartir sus experiencias en las redes sociales me pareció buena idea. Al disponerme a invertir, me exigen una cantidad mínima de 1000€, ¿y que recibes a cambio?, un dron. A mí este modelo de inversión no me atrae mucho, pues sueles recibir un objeto a cambio que probablemente no necesitas y que se encuentra en fase «beta». Es entonces cuando descubro otro sistema de inversión en Startups, el «equity crowdfunding«. En este caso, en vez de recibir un «dron», te conviertes en accionista de la compañía.

La inversión en Startups presenta características muy particulares, diferentes a cualquier otro tipo de inversión:

  • Inversiones de alto riesgo: estás invirtiendo en empresas de reciente creación o incluso en fase «idea», luego es probable que no llegue a ser viable nunca, quiebre y pierdas tu capital. Por dar algún dato más preciso: el 50% de las empresas han desaparecido a su cuarto año de vida. Como apostar al rojo o al negro.
  • Inversiones con liquidez muy reducida: vas a adquirir capital de una empresa no cotizada, luego pasarán probablemente 4 -7 años hasta que puedas desprenderte de ellas. Hay distintas opciones de salida  o «exit»: recompra por los socios/gestores iniciales, venta a una tercera parte, salida a bolsa,…, o quiebra y disolución de la empresa.
  • Inversiones con alta rentabilidad: Es relativamente común obtener múltiplos de x10 o x20 con este tipo de inversiones, en función de la etapa en la que invirtamos y del éxito de la compañía. Con estos múltiplos podrías permitirte varias inversiones fallidas en tu portfolio de startups y probablemente ninguna otra inversión en el mercado podrá alcanzar estos niveles de rentabilidad.

Con estas características, y dada la alta rentabilidad que podemos obtener, veo interesante participar en este tipo de inversiones. En los próximos posts compartiremos interesantes estadísticas acerca de este tipo de inversiones y hablaremos de las principales plataformas españolas (y alguna internacional) para invertir en startups, con opciones desde lo 50€ a los 3000€. Aunque seas de los que ve está inversión como demasiado arriesgada, te recomendaría seguir este tipo de portales. Son una gran oportunidad para aprender, inspirar ideas o hacer networking.

No te pierdas nada! Síguenos en Facebook, Twitter o Linkedin

 

Comparte con tus amigos: